...Un pedacito para Recordar!
Carrito 0

Mamás venezolanas: 13 cosas que las hacen únicas

Día de las madres mamá mamá venezolana Venezuela

Todas las madres son increíbles, su sola existencia es sin duda alguna el milagro más hermoso de la creación. Pero cuando una mujer es madre y, además, es venezolana, se convierte automáticamente en Wonder Woman. Este ser extraordinario suele caracterizarse por ciertas cosas que trataremos de resumir en 13 rasgos que presentamos a continuación,

porque toda madre venezolana…

1. Es adicta a los remedios naturales, guiada por una especie de mantra ancestral que reza: la sábila es mi pastor, nada me falta

La cebolla morada, la concha de la naranja, un tecito de esto o aquello y, por supuesto, sábila en todas sus versiones. Es típico de toda madre venezolana poseer un arsenal de remedios naturales de los que se vale para curar cualquier dolencia. No hay medicina artificial que se compare a ese amor con el que solo ella nos consiente. A los que la tenemos lejos, ¡cómo nos hacen falta esos tecitos!

2. Tiene una especie de superpoder que la hace inmune al calor, por eso es la única que puede voltear las arepas con las manos sin quemarse

Si tú lo intentas, te quemas, pero a ella no le pasa nada. Este superpoder también le sirve para mover ollas calientes o sacar bandejas del horno en cuestión de segundos. ¿Cómo lo hace? No lo sabemos, pero confiamos en que sea una característica hereditaria.

3. Le molesta que entres y salgas de la casa “como si fuese un hotel”

“¿Otra vez a la calle? ¡Pero si acabas de llegar! ¿Tú crees que esto es un hotel donde llegas a dormir nada más y te vas?”. No importa si estás saliendo al trabajo o a la universidad, si llegaste tarde el día anterior, tu estancia en casa será considerada y juzgada como la reservación de un hotel.

4. Es malabarista por excelencia

Ella puede hacer el desayuno, hablar por teléfono, plancharte la camisa que le pediste a último minuto y despertar a tu hermano para que no llegue tarde a clases… todo al mismo tiempo.  Mientras voltea las arepas con la mano, se pasea como la manzana de la sala al comedor, haciendo malabares en el trayecto para lograr que nada se le escape.

5. Tiene el don de saber dónde están las cosas que se pierden

En ese ínterin en el que ella está haciendo mil cosas a la vez, se escucha de pronto un grito desde el cuarto: “Mamá, no consigo mi chaqueta tricolor, ¿dónde está?”. A esa pregunta le sigue una respuesta, más bien un grito, proveniente de la cocina: “En tu closet, donde siempre”. Minutos más tarde… “Aquí no está…”. Entonces, entra al cuarto, abre el clóset y ¡ahí está la chaqueta tricolor! Aún no sabemos si se trata de algún truco de magia, pero lo cierto es que no importa cuán perdido lo creas: si ella lo busca, lo consigue.

6. Siempre se empeñará en recordarte que lo más grande que puede dejarte es la educación

“Estudia, estudia… mira que en esta vida lo único que no pueden quitarte es la educación”. “Yo no quiero ese titulo para mí, lo quiero para que tú seas alguien en la vida”. “Lo más grande que puedo dejarte es la educación”. Palabras más, palabras menos, no falta la madre venezolana que se caracteriza por un discurso similar a este. A veces, también puede acompañarse de lecciones de modales extraídas directamente del manual de Carreño. Cosas como “no hables con la boca llena” o “uno se limpia los zapatos antes de entrar a la casa”, que se combinan con “porque ¿qué va a decir la gente? ¡Que tu madre no te enseñó! Mira que lo más grande que yo puedo dejarte es…”. Y así…

7. Para ella nunca estarás demasiado viejo como para no decirte: “Mientras vivas bajo mi mismo techo, se hace lo que yo diga”

Esta es algo así como una máxima universal, más aún en Venezuela, país en el que es bastante común vivir con tus padres, aunque tengas 30 años o más. Lo pintoresco de esta frase es que no importa por qué estén discutiendo, no importa si eres tú quien tiene la razón, todo lo que digas queda automáticamente anulado cuando ella pronuncia esas palabras: “Mientras vivas bajo mi mismo techo, se hace lo que yo diga”. Ya ahí no hay más nada que decir. Si eres sabio, te retirarás con dignidad y asumirás que esa batalla la perdiste.

8. El regaño no va en serio hasta que no dice tu nombre completo

“Pedro José De La Concepción Palacios y Blanco”, #SePrendió. Escuchar tu nombre completo pronunciado con aquella entonación (sí, sabemos que está en tu cabeza en este momento) produce automáticamente algo conocido como: pánico. Ya para ese momento te das cuenta de que no hay forma de huir por la tangente o fingir demencia. De esa no te salva ni un palo de agua.

9. Lo primero que piensa cuando empieza a llover es: ¡la ropa!

Si tu madre no tenía un tendedero, probablemente no te sentirás identificado con esta. En cambio, los que tuvieron la suerte de crecer con esa maravillosa experiencia guardarán para siempre el recuerdo de esos hermosos momentos familiares en los que escuchar la lluvia era detonante inmediato para que todos juntos salieran corriendo a quitar la ropa de la cuerda impulsados por un memorable grito de guerra: ¡La ropaaa!

10. Basta con que te vea caminar hacia la ducha para que diga: ¿vas a salir?

Ella simplemente no confía en que puedas ir a bañarte por tu propia cuenta sin un interés juerguístico. Así te vea caminar hacia la ducha con el pijama en la mano, de igual forma no podrá evitar preguntarte, siempre con un tono de regaño anticipado, si vas a salir.

11. El papel aluminio y ella son mejores amigos por siempre

Cómo olvidar esas insuperables loncheras. Tan solo el hecho de pronunciar la palabra “lonchera” produce automáticamente un flashback protagonizado por el papel aluminio que envolvía ese delicioso sándwich o esa arepa. Y cómo olvidar el cuartico de Riko Malt o la chicha El Chichero. ¿Y de postre? ¡Una galleta María! Imposible no recordar esa época dorada en la que todo venía envuelto en papel aluminio, en la que una de las mayores preocupaciones era ¿qué me habrá puesto mi mamá de desayuno? Con el paso del tiempo, esta historia vino a tener un nuevo integrante: ¡el Topperware! Con él la relación es complicada, sobre todo si lo llegabas a prestar o perder. Sin embargo, la amistad entre el papel aluminio y tu mamá permanece y permanecerá intacta por los siglos de los siglos.

12. Es experta en hacer una maleta llena de cosas “por si acaso”

Si le pides ayuda para hacer tu maleta, sobre todo esa en la que de alguna manera tienes que meter toda una vida, la atiborrará de cosas que a ti te parecerán innecesarias, pero que con el tiempo te volverán a recordar que ella siempre tiene la razón. Así, cuando te encuentras a miles de kilómetros, abriendo la maleta para buscar eso que efectivamente terminaste necesitando, vuelves a escuchar en tu cabeza su voz diciendo “porque uno nunca sabe”, ¡pero ella siempre sabe!

13. Es supersticiosa

Si te preguntabas por qué son 13 razones y no otro número, es porque esta lista tenía que ser como ellas: ¡supersticiosas! Por eso no pelan un artilugio feng shui que combinan hábilmente con una mata de sábila (otra vez) colgada patas arriba detrás de la puerta. Cuando sales de la casa jamás irás solo porque ella te manda con la Virgen María, con todos los ángeles, los apóstoles y los santos. Y, por si fuera poco, también arroja un conjuro new age de “cancelado y trasmutado”, por si acaso.

 

Seguramente te sentiste identificado con más de una característica, porque ellas son así: tan típicas y a la vez tan únicas. A final de cuentas lo cierto es que las amamos y no habrá rincón en el mundo en el que no nos hagan falta sus palabras, sus refranes, su protección e incluso sus regaños. Como dice la gaita zuliana: “No hay corazón más puro que el corazón de una madre”. Por eso y mucho más, vayan a todas las madres venezolanas nuestras más sinceras felicitaciones. Deseamos que ese amor tan puro siga traspasando fronteras (sin importar cuántos Topperwares les hayamos perdido) y que siempre encontremos la forma de acortar las distancias para devolverles un poquitico de todo lo que nos han dado en la vida.

¡Feliz día de las Madres!



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Nuestros Productos más Populares