Törön-Aray: hilando el vuelo

Törön-Aray, el camino es la aventura

Törön-Aray es una palabra de origen pemón, del dialecto taurepán, que significa “pájaro-araña”, pero Törön-Aray también es el nombre de una marca. Este nombre refleja la belleza y la gracia del vuelo del pájaro, su libertad, y el trabajo incansable de la araña, su tejer y trepar.

Para sus creadores, una diseñadora de moda y un escalador profesional, Törön-Aray es un camino, un canto a la libertad, una aventura permanente con nuevas rutas y nuevas cumbres por conocer. Para quienes usan la marca, esta es una reunión de amigos, un recuerdo de las raíces, un pedazo de paisaje que se lleva puesto.

Selfie en los tepuyes

Tejer, trepar, volar

El inicio de la marca puede ser difícil de ubicar en el tiempo. Su diseñadora, practicante de escalada, yoga y montañismo, se une a un grupo multidisciplinario de escaladores que reúne a fotógrafos y científicos, todos amantes de la naturaleza y de los deportes de aventura. Allí, en ese camino, se van tejiendo las ganas con el conocimiento.

 

Alberto Osorio haciendo travesía. Escalada Cuevas del IndioDespués de trepar, con los sentidos a tope, los deportistas se reúnen para hablar sobre el recorrido, sobre las vicisitudes del camino y la grandiosidad del paisaje. Estar en la cumbre de una montaña es sentir que vuelas. El descenso viene acompañado de unas irremediables ganas de compartir lo que se ha vivido. Las fotografías y las conversaciones pre y post escalada ya no parecían suficientes.

Se va dibujando un mapa: debía existir una manera de transmitir la pasión por los deportes al aire libre y de llevar un mensaje en pro de la conservación de los paisajes que los hacen posibles, nuestros paisajes.

¡A la carga, aventureros!

Zenely García. Magnesio para escalar. Las cuevas del Indio

Llevar puesta una pasión     

¿Cómo hacer tangible la pasión y la vida del montañista? ¡Con una prenda de vestir!, pues una franela es una manera de que la aventura siempre te acompañe mientras la vives, o en las otras facetas de tu vida.

Törön-Aray, franela Cadena Oriental de TepuyesTörön-Aray, franela KukenánTörön-Aray, franela Kukenán retro, ranita tepuyeraTörön-Aray, franela Roraima

De la montaña traemos una foto, en la cámara y en la memoria. A partir de ahí comienza la observación meticulosa para extraer todos los detalles y crear una ilustración, que se enriquece por los detalles rebuscados en el recuerdo para hacer aún más poderosa la imagen.

Törön-Aray, Kukenan foto e ilustración

Las franelas son solo el primer tramo del sendero. Pronto vendrán otras prendas para montañistas. La cumbre es transmitir las imágenes de los paisajes que se quedan grabados en la retina, compartir los símbolos de la vida del escalador y plasmar el amor por la naturaleza, junto con la necesidad de protegerla para poder disfrutarla.

El camino es la aventura

Muchos años de experiencia en la industria de la moda unidos a otros tantos años en la montaña, viviendo y trabajando con la escalada, son solo el punto de partida en el camino de Törön-Aray.

Taller Fusión. Foto: Mario Osorio. Todos los derechos reservados.Zen en el taller

Encarar un nuevo reto es muy emocionante y, a pesar de toda la preparación, siempre representa un desafío. Sacar adelante esta marca significó un importante proceso de organización del conocimiento y de investigación específica para trazar la ruta a seguir: decidir qué mostrar y cuáles eran los mejores procesos para esta aventura. También, como en todo viaje, hubo imprevistos que los pusieron a prueba, pero que finalmente sirvieron para enriquecer la experiencia y hacerla más valiosa.

Gracias a su aliento y trabajo, los creadores de Törön-Aray han encauzado su pasión y experiencia en un proyecto enfocado en promover el estilo de vida del montañista y de los paisajes venezolanos.

 Franelilla Orectante Törön-Aray, work in progress

Durante este proceso descubrieron que a pesar de que los venezolanos están fascinados por los majestuosos tepuyes, hay un gran desconocimiento en torno a ellos. De hecho, la mayoría de las imágenes del Roraima que se ven en internet y en anuncios publicitarios son realmente fotos de su hermano, el Kukenán. La razón probablemente es su cercanía, pero esto demuestra nuestra falta de atención ante los paisajes que nos rodean. Las franelas de Törön-Aray son una invitación a la contemplación y a la observación detallada, a conocer, disfrutar y conservar.

Tepuy Roraima. Foto: Alberto Osorio. Todos los derechos reservados.

Los creadores de la marca tienen la idea fija de seguir escalando montañas y así descubrir las sorpresas que poseen. De vuelta a la ciudad, quieren recrear en el trazo la fauna endémica y los jardines de los tepuyes para continuar transmitiendo todo el entusiasmo que genera planificar un viaje, recorrer el camino y llegar a la cumbre.

Stand de feria Törön-Aray

Mucho camino por conocer y recorrer

Törön-Aray empezó por los tepuyes porque es, para ellos, el paisaje más familiar, el que más conocen, pero seguirán buscando y mostrando todos los paisajes de Venezuela. Donde se pueda hacer una caminata, un ascenso de escalada, un vuelo en parapente, una ruta en bicicleta o dar un chapuzón estarán ellos, cámara y lápiz en mano.

Tepuyes. Fotografía: Alberto Osorio. Todos los derechos reservados.

Entre sus próximos destinos están la Sierra Nevada de Mérida, el cerro El Ávila y otros hermosos paisajes que pronto se verán en el hacer de araña y pájaro que es Törön-Aray.

Anecdotario

Durante esta entrevista imaginamos a Törön-Aray como una gran montaña, una voz mítica y profunda que sabe de la naturaleza y sus caprichos, y que nos invita a conocer todas las joyas paisajísticas que tiene nuestro país. Aprovechamos esta oportunidad para preguntarles dos cosas que queremos llevarnos a nuestra propia aventura.

¿Un paisaje en el que vivir eternamente?

¡Es imposible! Cada paisaje es distinto, y recorrerlos uno a uno es como recorrerse a uno mismo, siempre encuentras algo diferente. Enmarcarlos en tu memoria a través de la fotografía, compartir con quienes lo aman profundamente porque lo habitan, escucharlos y cuidarlos… eso no tiene precio. Desde los muros de escalada en la ciudad hasta el enorme Roraima, cada uno tiene su riqueza, su diversidad, sus sabores y olores. Cada uno tiene un valor distinto y merece que cuidemos de él. No hay que ser una única montaña, sino todas las montañas con sus múltiples caras.

Cadena Oriental de Tepuyes. Foto: Alberto Osorio. Todos los derechos reservados.

¿Un consejo milenario?

Así como el escalador trabaja duro para conseguir una meta y encuentra cinco minutos de paz cuando llega a la cumbre, si quieres emprender un proyecto debes empezar por fijarte una meta, trazar una ruta y sentir la cima a la que deseas llegar. La investigación, preparación y planificación te ayudarán a entender que no importa qué tan lejos esté el punto de llegada, pues el camino es siempre la aventura. 

_

El material audiovisual de este artículo es propiedad de Törön-Aray y de sus creadores. Todos los derechos reservados.

Fotografía de paisaje: Alberto Osorio.

Ilustraciones: Zenely García.

Fotografía en el taller de Fusión: Mario Osorio.


Dejar un comentario